Endodoncia

En Clínica Vidal y Jordán nos preocupa alargar la vida de tus dientes el máximo tiempo posible, la endodoncia es un tratamiento conservador que realizamos cuando la caries afecta al nervio que contiene el diente y produce dolor.
 
Con este tratamiento eliminaremos el dolor dental y permitiremos que tus dientes tengan una vida más larga.

 

La endodoncia es el tratamiento dedicado a la eliminación del tejido nervioso del diente responsable del dolor que pueda tener el paciente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

endo.png

Las endodoncias se realizan con anestesia local y durante la intervención el diente está dormido siendo ajeno a nuestro trabajo. Es un procedimiento SIN DOLOR. 

Inicialmente se accede al nervio con turbina para dejar paso en primer lugar a las limas manuales para determinar la longitud de las raíces y generar espacio suficiente para que las limas rotatorias puedan eliminar el tejido nervioso.

Una vez eliminado el tejido nervioso con ayuda de las limas rotatorias y los desinfectantes intraconducto se procede al secado de la humedad remanente y acondicionamiento para realizar el sellado con material plástico y que de esta manera no haya opción a la colonización bacteriana dentro del diente.

En Clínica Vidal y Jordán la endodoncia la realiza el especialista utilizando la última tecnología en radiodiagnóstico, limas rotatorias y sistemas de obturación tridimensional por calor, mejorando el resultado respecto al método manual antiguo.

Endodoncia Rotatoria, la última tecnología

​​

·        Mayor fiabilidad y eficiencia.

·         Un tratamiento en menos tiempo.

·         Desinfección de los conductos más eficaz.

·         Menos molestias postoperatorias.

endo.jpg

Una vez finalizada la endodoncia, el diente se tiene que restaurar y reconstruir para devolverle su forma natural.

Si hay poca destrucción de la corona, con una reconstrucción estética con composite blanco puede ser suficiente, pero en otros casos, si la destrucción es mayor es necesario colocar un perno de fibra para mejorar la resistencia del diente y después una corona o incrustación sobre el diente para protegerlo frente a fracturas.